Autor:
Rodrigo Lázaro
Fecha:
26/12/2022
Tiempo lectura:
5
 min
Categoría:
Hogar
Sin categoría
Volver al blog
Hogar
5
 min de lectura

¿Qué daños eléctricos cubre el seguro de hogar?

Rodrigo Lázaro
26/12/2022

Entre las averías más frecuentes que se registran en los domicilios españoles se encuentran las eléctricas. Si no sabes qué daños provocan y cómo los cubre el seguro de hogar, este artículo te interesa. ¡Sigue leyendo!

Sin duda, es muy recomendable contratar un seguro para la vivienda. De no ser así, el propietario se verá obligado a asumir todos los gastos de los daños propios y a terceros que puedan producirse. En algunos casos, ¡hablamos de mucho dinero! De los diferentes tipos de siniestros, en esta ocasión vamos a ocuparnos de los daños eléctricos que cubre el seguro de hogar.

¿Qué cubre la cobertura de daños eléctricos?

¿Sabías que los daños eléctricos representan el tercer siniestro más frecuente en una vivienda por detrás de los relacionados con el agua (goteras, humedades, inundaciones, etc.) y los cristales (rotura de mamparas, puertas, ventanas…)? De ahí que sea tan importante contar con un seguro que cubra las averías eléctricas en nuestro hogar.

Para entender el alcance de la cobertura de daños eléctricos en el seguro de hogar, antes es fundamental conocer esta clase de siniestro:

  • Los daños eléctricos son los desperfectos relacionados con problemas de electricidad.
  • Pueden ser ocasionados por corrientes anormales, cortocircuitos, subidas o bajadas de tensión…
  • Y también por la caída de un rayo.
rayo-cayendo-edificios-noche

En términos generales, desde Estamos Seguros, al explicar en qué consisten las diferentes coberturas de hogar, detallan que la garantía de daños eléctricos contempla la siguiente protección:

  • Cubre los desperfectos materiales ocasionados a instalaciones y aparatos eléctricos o electrónicos que ocurran en un hogar, como consecuencia de problemas en la corriente o cortocircuitos, cuyo origen sea externo a la vivienda asegurada.
  • De igual manera, cubre los daños provocados por cortocircuitos o combustiones internas.

Obviamente, para saber con exactitud cuál es el ámbito de aplicación de esta garantía, es preciso leer con atención las condiciones generales de la póliza. En este sentido, si bien es cierto que el objetivo es el mismo, cada entidad aseguradora, al igual que sucede con los seguros de coche o los seguros de moto, establece sus propios niveles de aseguramiento y exclusión en la cobertura de daños eléctricos.

Pero, a grandes rasgos, podemos concluir que esta garantía se ocupa de cubrir la propia instalación eléctrica. Y también los aparatos o equipos que estén conectados a la red de suministro y sufran daños a causa de los motivos expuestos anteriormente.

Lo que no cubre la cobertura de daños eléctricos

Sin embargo, ya que nos hemos referido a las exclusiones, la cobertura de daños eléctricos del seguro de hogar tiene sus límites. En este sentido, conviene saber que esta garantía no suele cubrir:

  • Los daños en instalaciones eléctricas que presenten irregularidades o no se ajusten a la legislación.
  • Los daños que puedan sufrir determinados aparatos o equipos.
  • Los daños que sufran los aparatos o equipos debido a defectos de funcionamiento. De manera especial, aquellos que tengan una determinada antigüedad.
  • Los daños provocados en el exterior del domicilio.
  • Los daños a suministros eléctricos como bombillas o lámparas.
luz-bombilla

Aquí es donde entra en juego el perito. Esta figura profesional es la encargada de evaluar los daños eléctricos. Y de averiguar qué los ha ocasionado antes de determinar si deben ser indemnizados por la compañía aseguradora.

¿Qué consecuencias tiene engañar al seguro?

Sin duda, el perito desempeña un rol fundamental para esclarecer el origen de un siniestro. En algunas ocasiones, normalmente por ignorar lo reflejado en la póliza, los clientes reclaman indemnizaciones por daños que no cubre el seguro.

Pero en otras, sirviéndose de la picaresca, hay quienes intentan que una compañía aseguradora asuma el coste de los desperfectos. Y peor aún son aquellos que provocan un daño en su vivienda y pretenden que la entidad se encargue de resarcirlo.

Pues bien: engañar a una aseguradora es considerado un fraude que podría tener consecuencias graves para el defraudador. Entre ellas:

  • Rescisión de la póliza de seguro.
  • Dificultad para suscribir una nueva póliza con otra compañía.
  • Pena por delito de estafa.
  • Pena por delito de falsedad documental.

No es algo para tomárselo a broma. Según establece el Código Penal, las estafas conllevan desde multas económicas hasta penas de prisión. ¡No te la juegues!

  • Si has sufrido daños eléctricos por subida de tensión u otro motivo en tu vivienda, presta atención a las condiciones generales de la póliza.
  • Y ante cualquier duda, ponte en contacto con el seguro. Sus profesionales se encargarán de dar respuesta a tus preguntas, detallar cuál es el alcance de la cobertura y precisar si es necesario que aportes algún documento –por ejemplo, un certificado de la distribuidora de electricidad que justifique una incidencia en la red de suministro–.

Principales causas de los daños eléctricos

Con todo lo expuesto es posible hacerse una idea de qué daños eléctricos cubre el seguro de hogar. Del mismo modo, es esencial saber cuáles son las principales causas de las averías eléctricas:

Fallo en la red de suministro

Por desgracia, a veces se producen cortes de luz, subidas de tensión y otras incidencias similares. Si la responsable de los daños eléctricos es la compañía suministradora, los perjudicados, como se ha explicado en el apartado anterior, han de solicitar un certificado que justifique dicha incidencia y ponerlo en manos de la entidad aseguradora.

Arcos eléctricos y cortocircuitos

Otros incidentes habituales. Sobre todo en las instalaciones eléctricas antiguas, aunque también pueden darse en las modernas. Disfrutar de una instalación actual y segura, y no abusar en la conexión de aparatos o equipos a la red de suministro, son las mejores medidas para prevenir descargas y aumentos bruscos de la intensidad en la corriente eléctrica.

Sobrecargas por exceder la potencia contratada

La potencia eléctrica media contratada por los españoles es de 4,6 kW. Pero la misma quizás no sea suficiente para una vivienda en la que convivan muchas personas, se utilice una cocina vitrocerámica y los sistemas de climatización con frecuencia, se practique teletrabajo, se recargue un coche eléctrico...

En materia de suministro de luz, es básico conocer qué potencia máxima podemos contratar y no sobrepasarla. De esta manera, se evitarán averías eléctricas que, a su vez, podrían ocasionar daños a la instalación y los aparatos o equipos conectados a la red.

potencia-electrica-contador-luces

Fenómenos naturales

Por último, no debemos olvidarnos de las tormentas eléctricas. Estos fenómenos naturales son causantes de sobrecargas que ocasionan daños eléctricos en los aparatos o equipos enchufados. Asimismo, un rayo puede provocar un incendio en una vivienda.

¿Es obligatorio contratar un seguro de hogar?

Llegados a este punto, confiamos en que este artículo haya sido de utilidad para explicar qué daños eléctricos cubre el seguro de hogar. En lo referente a este último, comentar que, salvo en casos como la solicitud de un crédito hipotecario o cuando el contrato de alquiler así lo disponga, no es obligatorio suscribirlo. ¡Pero sí muy aconsejable!

  • Si eres propietario de una vivienda, en Cleverea podrás contratar un seguro de hogar. De esta forma, estarás protegido si causas daños a terceros o sufres algún siniestro. Como, por ejemplo, un problema eléctrico.
  • Y también facilitamos contratar un seguro de hogar para inquilinos. Con este tipo de póliza, un arrendatario dormirá más tranquilo sabiendo que tiene cubierta la responsabilidad civil y otros riesgos.

En ambos casos, la contratación online es muy sencilla. ¡Sin esperas ni papeleo! Y los clientes pueden elegir las coberturas que desean incluir en la póliza y cómo pagar su seguro: mensual o anualmente. ¡Toma nota!

Duis vel lectus non lectus dictum vulputate. Suspendisse malesuada hendrerit sagittis.