Autor:
Raquel Sancho
Fecha:
5/1/2023
Tiempo lectura:
6
 min
Categoría:
Coche
Sin categoría
Volver al blog
Coche
6
 min de lectura

Conducir tu coche con hielo

Raquel Sancho
5/1/2023

Uno de los mayores inconvenientes del invierno es que el estado de las carreteras puede empeorar debido al frío. De esta manera, nos encontramos con fenómenos como la lluvia y la nieve, pero también la formación de placas de hielo en la carretera que resultan muy peligrosos para la conducción. Atención a estos consejos para conducir con hielo.

Lo cierto es que a veces cuesta detectar la presencia de hielo, pues la carretera puede parecer en un buen estado. En estas circunstancias, expertos como Ernesto Nava, director de la Escuela RACE de Conducción, insisten en la importancia de poner en práctica una conducción preventiva en la que seamos capaces de adelantarnos a lo que pueda suceder. 

Consejos para conducir con hielo

Ciertas cautelas, como las que detallaremos a continuación, nos ayudarán a llegar a nuestro destino sin sufrir contratiempos por culpa de este elemento.

  • Sal con tiempo: es importante que nos anticipemos y que tratemos de salir de casa un poco antes de lo habitual, ya que no conviene ir con prisas. De hecho, es recomendable bajar la velocidad y conducir con marchas largas. Además, tampoco es recomendable realizar adelantamientos y, por lo tanto, nos tendremos que resignar a ir de manera tranquila y con una velocidad constante. 
  • Aumenta la distancia de seguridad con respecto al vehículo que te precede: esta norma es básica para una conducción segura, pero aún lo es más en el caso de que las condiciones meteorológicas no sean las idóneas. Así, con la presencia de hielo puede aumentar de forma considerable la distancia que recorre un vehículo desde que el conductor frena hasta que el coche se detiene.
coches-nevados-helados
  • Evita los movimientos bruscos de volante: este gesto podría ocasionar que el vehículo pierda la trazada normal. Afortunadamente muchos coches actuales cuentan con control electrónico de estabilidad que evita este imprevisto.
  • Aprovecha las rodadas de los vehículos que te preceden. Sin embargo, presta mucha atención porque en esas marcas tiende a acumularse agua y, en consecuencia, puede formarse el temido hielo. Así que aunque te parezca seguro circular por ellos, extrema los cuidados.
  • Utiliza los neumáticos adecuados: actualmente existen ruedas que han sido concebidas para el invierno. Sin duda, esta debe ser tu elección si resides en una zona de montaña o con unos inviernos muy crudos con abundantes nevadas y lluvias. También es importante que observes que el dibujo se aprecia adecuadamente. No debe ser menor de 1,6 milímetros. Un truco para detectar si la rueda se encuentra en buen estado es introducir una moneda de 1 euro en las acanaladuras. Si no se introduce por completo, parece que es el momento de cambiar los neumáticos. 
rueda-coche-hielo-nevada
  • Revisa el estado de tu coche: durante esta época del año, debemos ser más concienzudos con el mantenimiento del coche y prestar atención a las ruedas, los frenos… En concreto, debes tener muy en cuenta que se recomienda revisar los amortiguadores cada 30.000 km y los discos de freno cada 80.000 km. 
  • Lleva contigo siempre unas cadenas: esta recomendación cobra especial relevancia en el caso de que transites por lugares de montaña puesto que la DGT podría decretar la obligatoriedad de usarlas. En caso de no llevarlas, te prohibirán la circulación. En nuestro blog vas a encontrar un artículo dónde te contamos cómo poner paso a paso las cadenas del coche. 
  • La climatización del vehículo es clave: no solo hablamos de garantizar una buena temperatura en el habitáculo cuando el frío arrecia, sino también de obtener un buen desempañado de los cristales, pues se reduce la humedad del cristal y eso nos ayudará a conducir con mayor seguridad. 
  • Si el termómetro del coche marca 3 ºC o menos, debemos estar alertas, dado que fácilmente podrá formarse hielo. Conviene ser especialmente precavidos a ciertas horas del día como la noche, el amanecer o las primeras horas de la mañana.
espejo-coche-helado
  • En caso de pisar una placa, hay que saber cómo actuar. En este sentido, los expertos recomiendan que lo hagamos de la misma manera que lo haríamos si se tratara de un aquaplaning. Por este motivo, conviene efectuar movimientos suaves de volante. También tenemos que proceder con suavidad a la hora de pisar los pedales. Si disponemos de frenos ABS, debemos frenar de manera más enérgica para que el sistema ayude a que el vehículo se detenga.

Mención aparte merecen los coches automáticos o los eléctricos (pues tampoco tienen marchas). En el caso de que tu vehículo sea uno de estos, recuerda que es recomendable circular con marchas largas, pero dado que no puedes elegirlas, es importante que sepas que las cajas de cambio automáticas permiten una opción secuencial que te permiten  seleccionar la velocidad a la que quieres ir. 

Cómo detectar el hielo en la carretera

Como decíamos, una vez alcanzados los 3º de temperatura no es raro que se formen placas de hielo. Por fortuna, en las carreteras en las que esto suele suceder contamos con indicaciones de tráfico que nos alertan del peligro.

En cualquier caso, no olvides que el hielo refleja la luz. Por lo tanto, si observas que un tramo brilla, desconfía y reduce la velocidad. Es importante que antes de salir nos informemos del estado de las carreteras, en la webs de la Dirección General de Tráfico, así como consultar la previsión del tiempo en la Agencia Estatal de Meteorología. 

Prevenir accidentes conduciendo con hielo

En definitiva, conviene aprender a saber cómo actuar en caso de hielo en la carretera, pues no resulta fácil. Por lo tanto, recuerda que si nos topamos con este problema, debemos levantar el pie del acelerador y no frenar hasta que recuperemos la adheren­cia. Es importante mantener las ruedas rectas una vez que salgamos de la placa y co­rregir la trayectoria con el volante en caso de que sea necesario. Debemos mantener la calma en todo momento y evitar las reacciones bruscas que pueden ser las que realmente acaben derivando en un accidente.

coche-conduciendo-carretera-nevada

En definitiva, encontrarnos con un tramo resbaladizo puede comprometer la estabilidad del coche y, por lo tanto, provocar un accidente. Por este motivo, siempre conviene aplazar cualquier viaje que entrañe un riesgo como el descrito, pero si no se puede posponer y aguardar a una mejora de las condiciones, recuerda informarte acerca del estado de las carreteras tanto en la DGT como en la agencia de meteorología. Sin duda, todos los consejos expuestos anteriormente te ayudarán a anticiparte y reaccionar a tiempo.

Dicho todo esto, no hay que perder de vista la cobertura que nos ofrezca nuestro seguro de coche, como el que podrás encontrar en Cleverea, que nos puede atender en el caso de que suframos un percance o nuestro coche no pueda seguir circulando a causa del hielo. Ya verás que la atención en la carretera estará a la altura de tus necesidades llegado el momento. 

Duis vel lectus non lectus dictum vulputate. Suspendisse malesuada hendrerit sagittis.