Autor:
Raquel Sancho
Fecha:
26/8/2022
Tiempo lectura:
4
 min
Categoría:
Volver al blog
Moto
4
 min de lectura

Cascos de moto para verano

Raquel Sancho
26/8/2022

El verano es para las bicicletas, pero también para las motos que salen en estampida para disfrutar de la carretera, del verano, de los días más largos y, por supuesto, de las vacaciones.

Esta estación también nos trae un calor que se vuelve especialmente insoportable para quienes viajan en moto y, por lo tanto, deben llevar casco porque así lo establece la ley. Por fortuna, hay modelos de cascos de moto para verano. ¿Los vemos?

El casco integral es indiscutiblemente el más seguro, pero es cierto que cuesta llevarlo a causa de las altas temperaturas. De modo que si te ves incapaz de soportarlo, nos toca buscar una alternativa para seguir viajando con seguridad durante la época estival, aunque un poco más fresquitos. 

Tipos de casco de moto para el verano

Una vez que hemos descartado la posibilidad de seguir usando el integral porque se nos hace insoportable debido al calor, vamos a valorar las posibles opciones disponibles en el mercado:

  • Los cascos modulares: están cerrados, pero mediante un botón en la zona de la barbilla que permite una apertura rápida hacia arriba. De esta manera, podrás abatirlo durante las paradas largas para refrescarte, pero recuerda que deberás bajarla para reanudar la marcha. Ofrecen un nivel de protección alto, apenas un poco por debajo del casco integral.
  • Los cascos abiertos con pantalla larga: son cascos abiertos y frescos, que cuentan con una protección contra el viento hasta la barbilla. 
chica con casco naranja
Los clásicos casos jet o jet con pantalla son más habituales en ciudades
  • Los cascos abiertos con pantalla corta: resultan más frescos, pero a costa de proteger menos. Tendrás que ser cuidadoso ya que es fácil que la pantalla se raye o se golpee al transportarlo.
  • Los cascos tipo jet para gafas, con visera o sin ella. Estos no cuentan con ninguna protección aerodinámica y resultan los más inseguros. Aunque proporcionan una mayor ventilación, sobre todo si tenemos que conducir durante un largo periodo. Recuerda que deberás usarlas junto con unas gafas de moto tipo 'aviador' para proteger tus ojos del viento, del polvo, la arena y de cualquier insecto con el que puedas impactar. Sin duda, son los más habituales en ciudad y en conductores de scooters dado su reducido tamaño y lo ligeros que resultan.

Mención aparte merecen los cascos con aire acondicionado que podemos encontrar en el mercado gracias a la tecnología. De esta manera, existen cascos como BluSnap o Feher ACH-1 que disponen un pequeño aire acondicionado que funciona gracias a un radiador, un depósito de agua, un filtro de aire, un ventilador eléctrico y una batería. Tal sistema permite que descienda la temperatura en el interior del casco entre 6 y 15 grados. Sin duda, es una rebaja de temperatura considerable, ¿no te parece?

¿Cómo elegir el casco de moto adecuado para ti?

Dicho todo esto, ciertas recomendaciones nos ayudarán a escoger el modelo de casco más adecuado para nosotros. La seguridad es una de las prioridades de todo motorista. Podemos escoger un modelo de casco más fresco, pero siempre que alcance ciertos estándares y, por supuesto, esté debidamente homologado, en buen estado y que nos proteja adecuadamente. Está fuera de toda discusión que el integral es el mejor, pero si no queda más remedio que optar por otro tipo de casco, recuerda lo siguiente:

  • Presta atención al forro interior del casco. Ten presente que estará en contacto con tu piel y cabello, por eso es importante que esté confeccionado con materiales transpirables e hipoalergénicos. De esta manera, evitarás que se vaya acumulando el sudor y te cause irritaciones cutáneas. Por supuesto, también debes fijarte en si se puede retirar el forro porque esto facilitará su lavado, pues es inevitable que acumule suciedad, bacterias y mal olor debido al uso.
  • Elige un casco con un sistema adecuado de ventilación, pues es importante conducir con comodidad. El calor puede resultar bastante molesto, incluso para la concentración que resulta tan necesaria para la conducción.
  • Fíjate en la talla: nuestro casco ha de ser el correcto para el tamaño de la cabeza. Quizás no sepas que en el 20 % de los accidentes graves que sufren los motoristas, el casco sale despedido, pero no porque no se encuentre atado, sino porque la talla no es la correcta y no llega a sujetarse de forma adecuada. Es importante que quede ceñido a los pómulos y se amolde a la forma de la cabeza, pero sin llegar a resultar incómodo.
  • La visera también es fundamental, ya que cuida de los ojos al evitar que se introduzcan motas de polvo, insectos o sintamos las molestias del aire, además de proteger la vista del sol. En algunos casos son fijas, pero algunos modelos nos permiten retirarlas cuando así lo consideremos.
  • El cierre es preferible que sea de doble hebilla, ya que está considerado como uno de los sistemas más seguros.
chico en moto roja con casco integral
El color del casco juega un papel importante en la seguridad

Tampoco olvides que en verano nos encanta conducir de noche para aprovechar el frescor nocturno. Por este motivo, conviene que nuestro casco sea de colores vivos como el flúor o claros, pues resultan más visibles cuando anochece.

¿Cuál es la multa por no usar casco de moto?

Los motoristas deben llevar casco no solo porque les puede salvar la vida o minimizar la gravedad de las lesiones, sino también porque la ley así lo dispone. Tanto es así que no llevarlo se considera una conducta sancionable que puede llevar acarreadas importantes multas. 

La parte más delicada de nuestro cuerpo merece que nos la tomemos muy en serio y parece que desde la DGT quieren hacérnoslo entender con unas cuantiosas sanciones. Así, hablamos de multas de hasta 200 euros, además de la pérdida de hasta 4 puntos de carnet, antes eran 3.

chico en moto conduciendo en la playa sin casco
No llevar casco tiene una sanción de 200 euros y perder 4 puntos en el permiso

También se exige que el casco cuente con la etiqueta correspondiente de su homologación europea y, por supuesto, ha de ir debidamente abrochado. De lo contrario, su presencia carece de sentido.

Lo cierto es que parece que tememos más que normalizado el uso del casco que se estableció como obligatorio en 1982, tanto para salvaguardar la seguridad del conductor como del pasajero. Hasta entonces se trataba de una mera recomendación. 

No obstante, tardamos bastante en instaurar este elemento de protección, ya que en países como Australia ya se legisló acerca de su obligatoriedad en 1961; es decir, 20 años antes. 

En definitiva, y tras contarte un poco acerca de la historia del casco dentro de nuestro ordenamiento jurídico, tan solo nos queda recomendarte que tengas muy en cuenta todo lo expuesto. Por supuesto, y en caso de duda, siempre podrás pedir el asesoramiento del equipo de expertos de cualquier tienda especializada. 

Duis vel lectus non lectus dictum vulputate. Suspendisse malesuada hendrerit sagittis.